miércoles, julio 02, 2008

A esta hora nos encadenaban…

Se veía en la expresión de Ingrid todo lo que he esa corta frase significó hasta hoy. Es completamente inconcebible el hecho de privar de la libertad a alguien por intereses en los que seguramente no tiene ninguna injerencia. Es inadmisible y nada justificado someter a alguien a tales vejámenes infrahumanos por factores que se salen completamente de una lógica y racionalidad básica. Las palabras secuestrado, esclavo, preso, deberíamos hacerlas desaparecer de nuestros diccionarios. Tenemos que rechazarlas como parte de nuestra naturaleza humana.

Al ver todos los sucesos de hoy me pregunté cómo puedo contribuir a eliminar estos flagelos, desde lo que soy y hago en el presente momento. Muchas veces participamos en marchas a favor de la LIBERTAD, rechazamos la violencia, el secuestro y las actitudes sin ideologías claras y sin principios justos. Pero nos quedamos sólo en eso, en un rechazo de voz, en una participación carnavalesca, sin, posiblemente, llegar a un acto diciente. Si nos vamos un poco más allá de los hechos generales por los que hemos ya protestado en incontables oportunidades, podemos llegar a campos particulares donde un cambio en nuestro actuar puede ser consecuente con lo que protestamos y nos quejamos del proceder de un grupo armado, un grupo político, un sector de la sociedad. Muchos ejemplos son valiosos: la participación en las marchas pasadas del orgullo gay y el respeto que mostró la gran mayoría de la sociedad, son claras expresiones de libertad. Y si seguimos buscando en el medio podemos llegar a casos que van desde lo más general hasta los completamente específicos y particulares. En mi lugar puedo decir que rompí las cadenas de un trabajo martirizante y esclavizante que supuestamente me permitía una estabilidad económica, me libré de las cadenas de una relación que estaba ocultando mi verdadero ser, rechacé ser esclavo de pasiones encontradas y sentimientos adversos de una persona que simplemente no valía la pena, dejé que esa otra persona siguiera su libre camino… Todas son expresiones de libertad, de rechazo contra la violencia, la esclavitud y el secuestro, a niveles físicos, sentimentales, emocionales.

Simplemente no nos dejemos encadenar, no encadenemos, no restrinjamos la LIBERTAD, gocemos y exijamos LIBERTAD y seamos partícipes de ello con actos sencillos que no tiene porque ser de lo más propagandístico pero que si pueden ser consecuentes con lo hoy todos los colombianos queremos y exigimos.

2 comentarios:

Michelin dijo...

Fue muy emocionante cuando me enteré que Ingrid estaba libre, eso era lo importante aun cuando no entendía, si era que la negra de la "Piedad" Cordoba le había dicho a Chavez que soltáran a Ingrid(todo esto corrió x mi mente como supuesto)o si se les había volado, o que la habían rescatado, que fue lo último que pensé, pero lo que fue finalmente lo que magistralmente sucedió. Me dió mucha felicidad, me sentí de nuevo orgullosamente colombiano, porque creo en el bien, y que el bien siempre va a vencer el mal, asi estémos con el agua al cuello.

Dos días después fue lo de mi renuncia, en mi trabajo, ese día también sentí cómo se deshacían las cadenas invisibles que se posaban en mi cuello y ya me hacían dificil el pasar saliva, y la actitud arrogante de mi jefe en esos dias, se reveló doblegada una vez rotas las cadenas que le hacian ver que no tenia dominio sobre mi. Ese es el dulce sentimiento de la libertad, cuando ya no me puede ver más pequeño, porque ya no hay más subordinación, donde ahora yo lo miro de igual a igual y decido darle la mano agradeciendole la "oportunidad" y mostrarle que mi nobleza es mas grande que sus gritos. Eso fue bueno, jejeje.
En ese momento me sentí contento de actuar como actúo casi siempre, de finalmente mostrar que soy fuerte en medio de lo flexible que puedo ser.

hay otro pensamiento que me viene a la mente con lo de la libertad y el libre pensamiento gay, que incluso muchos gays confunden y creen que libertad es dejar el camino por donde van lleno de plumas, o incluso que pueden por su misma condicion pasar por la vida de otros como pasan a veces los arboles por las carreteras, de una forma efímera, y que uno al final del paseo supo que en el camino habia arboles, pero ni idea de que tipo de arboles o si estaban ya muertos o en pleno verdor. Es más, incluso llego a pensar que hay arboles con mas escencia que los seres humanos, o si no preguntenle a Pocahontas.

Spread your wings Gus, fly away beyond cosmic boundaries. there's something more to know. :)

OOOpps creo que me extendí un poco, definitivamente tengo que empezar a crear mi Blog jejeje

Monchis dijo...

Hola Tavo,

También me sentí muy alegre por la liberación de Ingrid, los tres americanos y los 11 soldados.

Hoy dos semanas después cuando la avalancha de información se ha reducido y por fin los secuestrados estás disfrutando nuevamente de su libertad en la intimidad y anonimato de sus familias, pienso en lo importante que planteas.

Es cierto que las movilizaciones masivas tienen un efecto mediático y psicológico grande en la gente, pero es también muy importante los pequeños actos que realizamos día a día en la búsqueda de la libertad.

Saludos,