martes, diciembre 23, 2008

Viéndole a él

Dentro de los pocos recuerdos que le quedaban estaba la arrechera que le causaba ver cómo se asomaba indiscretamente el borde de la ropa interior de un hombre con unos pantalones bien puestos. Dentro de las muchas cosas que en un pasado le causaban arrechera, ésta era la única que le quedaba.

Ya sabía cada cuanto él pasaba por su cuarto a hacer lo mismo de todas las veces: revisaba que el televisor funcionara bien, que el aire acondicionado también; en sus cortas inspecciones y cada vez menos frecuentes visitas, casi siempre ocurría lo único que de pronto lo mantenía con vida: en el pequeño espacio visual al que estaba e iba a estar posiblemente por siempre amarrado, se estiraba él buscando el botón on-off del televisor que colgaba de una esquina de su cuarto, cambiaba algunos canales, limpiaba con un trapo seco la pantalla, miraba que sí funcionara el aparato del aire acondicionado que muy cerca estaba; alzaba su grandes brazos, que con esas simples camisas cortas, dejaban ver lo peludo que era; al alzarlos, lentamente su camisa también lo hacía y en breves instantes se asomaba el borde de su ropa interior y se transparentaba sobre sus un poco e intencionalmente pegados pantalones blancos. Se la tenía ya casi toda inventariada: le gustaban los calzoncillos cortos con elásticos grandes de colores oscuros que iban desde negro hasta un gris cielo bogotano, pasando por una gama de azules que no podían incluir tonalidades pastel. Delicioso. No faltaban los boxers cortos apretados, pero que al parecer los evitaba, ya que no tenían las costuras sobre las nalgas, con las que posiblemente podría, tanto a hombres como mujeres, provocar de sobre manera, cuando se agachaba mostrando todo su atributo posterior.

Recuerda un día en que estando sólo, él llegó con su simple rutina -que nunca supo que llegó a ser tan importante y casi un aliento de vida-. Acabó, tomó con la mano derecha el control del televisor y puso la izquierda lentamente sobre su cintura, acariciando lentamente sus marcados abdominales laterales mientras cambiaba canales y aumentaba el volumen en algún noticiero regional. Mientras oía las ya fantoches declaraciones de Ingrid en el Parlamento Europeo, acarició también todo su abdomen y dejó ver más de su piel morena y sus densos bellos estomacales, acompañados del borde de unos boxers cortos pegados blancos que nunca había dejado ver. Sintió por primera vez, hacía tantos meses, una erección, que no pudo comprobar si era real o una completa fantasía…

Así pasó muchos meses, incontables días, deseando que lo dejaran sólo con él y su ropa interior, que siempre quería ser vista. Cuánto deseaba que en el reducido, monótono y único espacio visual que le quedaba no aparecieran sus padres, sus amigos y los médicos con caras mudas llenas de preocupación, tristeza y falsas esperanzas. Ya de la vida no podía obtener más, sabía que mucho le había robado y nada más de ella quería; dentro de sus vagos recuerdos y sus muchos secretos siempre estará grabado el último, con el que le quitó a la vida otro grito más de felicidad, sin saber que era el final de su goce mundano, cuando por una mamada indescriptible del tipo que llevaba en su carro, terminó completamente en su boca y en esos sublimes y breves segundo de placer, se llevó por delante dos carros más en la autopista y acabó aplastado por un camión que llevaba cerdos.

Notas al pie

- Pues si, me dió por echar cuento...

- Muchísimas gracias a todos mis "comentaristas"; muy valiosos aportes a la disertación del silencio – vacío. Mil gracias por la nominación al Sr. Joker, es todo un honor! Espero que puedan encontrarse con el documental que les recomendé y con las críticas de la bienal de Sao Paulo, pueden mover fibras…

- Siento mucho no haber podido ir a la reunión blogera, agradezco en el alma la invitación del Sr. Joker y del Sr. Dark; desafortunadamente no estaba en Bogotá en ese puente. Espero que muy pronto se repita y seguramente asistiré.

4 comentarios:

Milo Gasa dijo...

Mi Sr. Puntila, debo reconocer que me he sentido un poco abusado por lo estrepitoso del final, sin embargo, es imposible negar que esto de la ficción se te da muy bien, me ha gustado muchísimo.

Un abrazote.

Sixpence Notthewiser dijo...

Muy buena la combinacion de eros y thanatos. Hay talento, ahi :-)
Y entre otras cosas, hay que confesar que esos atisbos de piel son mucho mas estimulantes de lo que quisieramos confesar...

Monchis dijo...

Hola Tavo,

Te estrenas en un nuevo estilo, felicitaciones.

Siempre es bueno conocer nuevas facetas.

Saludos,

EL JOKER dijo...

Wao...

Se nota la influencia boyeur en tu cuento... muy pulcro... chocante al final... de esos que lo dejan a uno como meditabundo.

Feliz pascua, feliz nuevo año 2009.