sábado, julio 11, 2009

Sinfonía Nadada

El allegro empieza con el clic de la caja de las gafas de baño cuando las estoy sacando. El leve roce de la bata de baño con mi piel, crea un sonido plano, corto y limitado. Luego, entra la asonancia de la cremallera de la maleta cerrándose que comienza a crear la melodía acompañada de un ritmo binario por el sonido de las sandalias al pisar el suelo mojado de los vestieres…

Uno
DOS
Uno
DOS
Uno
DOS

En el fondo empieza la letanía de los gritos y pitos de los entrenadores y algunas voces estridentes de niños revoloteando en el agua.

Sonido del gorro de látex estirándose en mis dedos; sonido del gorro al soltarlo en mi cabeza; sonido del caucho de las gafas al acomodarlo sobre el gorro…

UNO dos UNO dos tres. UNO dos UNO dos tres. UNO dos UNO dos tres: ritmo compuesto entre la respiración ya un poco acelerada por los movimientos y estiramientos de todo mi cuerpo, y el pisar el borde de la piscina y algunos de sus charcos. Armonía sublime con el sonido de los brazos de los nadadores inmiscuyéndose en todos los estilos en un agua que solo busca calma.

Trampolín, salto, entrada al agua. Silencio cagesiano al entrar a las profundidades. Burbujas saliendo de la boca y la nariz. Movimiento sincopado del cuerpo y ruido de gente al lado nadando; todo da pie al minué con un seudo compás ternario.

Salgo a la superficie, brazada de libre derecha, brazada de libre izquierda, brazada derecha, brazada izquierda; aspiración profunda de aire; burbujas saliendo de la boca.

UNO dos UNO dos tres
UNO dos UNO dos tres
UNO dos UNO dos tres
UNO dos UNO dos tres

La melodía se rompe repentinamente cuando mi cuerpo rota al borde de la piscina luego de recorrer 25 metros para empezar una nueva secuencia. Siguiendo un compás ¾ que emula un scherzo schubertiano con un armónico estilo mariposa, la melodía nuevamente se construye creando un sentimiento orgiástico de dicha y emoción acompañado de una riqueza visual que combina la tranquilidad del agua profunda, los azulejos de la piscina, las burbujas que rítmicamente danzan siguiendo mi cuerpo.

La sinfonía continúa creándose con ruidos y sonidos del agua y mis movimientos corporales siguiendo todos los estilos alternados, pecho, libre, espalda, mariposa... La progresión de melodías y la combinación de poliritmos generan una satisfacción y placer únicos en el espectador de la grandiosa sinfonía: yo.
El último movimiento, el más lento, me llama a que, luego de estar al borde de un éxtasis sensorial, se presente toda la calma necesaria para poderme reincorporar. Boto todo el aire de mis pulmones, mi cuerpo desciende lentamente hasta el fondo de la piscina; cierro mis ojos en un silencio casi absoluto, mi espalda toca los azulejos sin querer despertar de esa ansiada calma. Abro los ojos y como agradecido por esa infinita sinfonía nadada compuesta de ruidos y sonidos, empujo mi cuerpo con las piernas para salir a la superficie, sintiendo todo el ruido de las burbujas y el agua estrellarse con la superficie tranquila de la piscina…

Notas al Pie

- Agradezco todos los comentarios del post anterior, fue muy valioso contar con su retroalimentación a mis divagaciones. Creo que la convocatoria hecha por el Sr. Joker fue magnífica para conocer y dar a conocer opiniones al respecto.

- Agradezco también la participación de nuevos grandiosos blogueros en mi blog (Sra. Marichuy, Sra. Mara Jiménez, Sr. NewSaint73, Sr. Memo pero no Orozco!, Sr. MauVenom, Sr. Fair Play) , bienvenidos y esta es su casa, sigan y diviértanse un rato.

19 comentarios:

Lemon Guy dijo...

Pues yo no se nadar jajaja osea debo saber x q estuve en clases para eso no? pero no lo he intentado denuevo q mal verdad? q verguenzaaa jajaja

Potter dijo...

Sr. Puntila:


Mucho cabernet sauvignon hay en su cabeza en estos momentos al describir la sinfonía nadada. Esplendido Sr. Puntila, Esplendido.

Detalles nimios y casi imperceptibles como lo hace Gershwin, pero sin duda Sr. Puntila le acompañe como un vigilante silente, mientras sus aparatosos pasos por los charcos mientras en mi mente sonaba la mañana de Grieg o mejor aún la sexta sinfonía pastoral de Beethoven ¡ja!, cuando por la suya estaba la concentrada sinfonía nadada. Es que trato de imaginarle con gorrito, lentes y la speedo, y sencillamente caiga de nuevo en las flautas de E. Grieg (no me estoy burlando, es el lado tierno de mi comentario, no más!).

Por otra parte la sumergida y el momento del mutismo real del mundo de la superficie para arriba, se recuerda a la magistral Three Colours: Blue de Kieslowski, donde Julie se sumerge y olvida toda su realidad.

Un abrazo y más que eso!

Suyo...

El Joker dijo...

Gustavo

Describes casi a la perfección lo que experimento cada fin de semana en mis clases.

La hermosura de algunas descripciones solo se puede descrbir por quienes lo hemos experimentado, tan bien como lo relatas.

Gracias por responder a la convocatoria.

MauVenom dijo...

Has hecho que se avive mi urgencia de nadar

amo nadar pero la verdad hace mucho que no lo hago

es hermoso como dices, es todo un espectáculo del cual uno es espectador e intérprete

Te mando un abrazo veraniego.

marichuy dijo...

Querido Gustavo

Mientras te leía -y juro que sin Pinot Noire ni Cabernet Sauvignon de por medio-, me hiciste sentir en presencia de un Ballet acuático.

En tu relato, la natación, más que una disciplina de fuerza, me pareció una danza sensual y ensoñadora. Hasta de mi adorado Rudolf Nureyev me acordé y vuelvo a jurar... que no hay ningún estimulante artificial de por medio.

Un abrazo fuerte

Sixpence Notthewiser dijo...

Tu relato ha funcionado como una pelicula en mi cabeza, cada parrafo fundiendose con el siguiente para crear las imagenes que has descrito. La maravilla de lo cotidiano, algo que siempre pasamos por alto...

Y gracias por la visita!

XOXO

Aki®a dijo...

Un relato muy gráfico, de esos que solo sabes hacer tu.

Sirenita nivel I? je je je.

Saludos don Tavito, esperando que el tiempo apremie.

Joey dijo...

Cinematografica y ritmica descripcion Sr. Puntila, en realidad me senti contigo siguiendo cada uno de los pasos de tu melodiosa composicion, haces danzar la letras eso es claro.

Mi amada Franja Rosa ha preguntado por ti, como siempre esa es tu casa.

Un gran abrazo

Monchis dijo...

Hola Tavo,

Hace mucho tiempo que no me sumerjo en una piscina... y a mucho orgullo era bastante bueno!!!

Me entraron ganas... especialmente con estas tardes gloriosas de sol que hacen estos días por Medellín.

Saludos.

Memo pero no Orozco! dijo...

Excelente ver como una actividad simple y que puede ser muy cotidiana en la vida de muchas personas encierra un sinnúmero de sensaciones que por lo regular no nos percatamos de que siempren están allí...

Que otras actividades podrían estar acompañadas de esta sonoridad??

Saludos y muchas gracias por la nota al pie..!!!

alejandrojohn40 dijo...

My Lord:

Hace unos días me sugeriste escribir un post alusivo a los nadadores en mi Blog, que no es otro sino Phelps.

Quise hacerlo pero nunca me salió nada, no supe que escribir, ahora tu lo haces de manera magistral.

Como siempre magnánimo Señor Gustavo Puntila, toda una melodía finamente descrita y nadada; abrazos y besos.

PD: Creo que dentro de poco, salgo de tu listado TOP, de tus bloggers preferdios, ya casi ocupo el último lugar.... ¡sniff!...

Quike dijo...

jejeje automáticamente comencé a sentir en mi cabeza los compases de Strauss. Que pena que te tenía abandonado pero entre nuevo novio, nuevo trasteo de apto y cierre de año escolar andaba de las orejas.

un abrazo

Quike

la MaLquEridA dijo...

Yo...

solo vine a conocerte.



Un gusto.



Saludos infinitos.

marichuy dijo...

Querido Gustavo

En lo que usted vuelve a deleitarme con sus escritos, le dejo un fuerte y afectuoso abrazo.

Marichuy

NewSaint73 dijo...

Super chevere, el escrito y el nadar.

Ndar es de lo mejor, te relajas,te olvidas de todo, y sales como nuevo.

chau.

tnf25 dijo...

Mira lo que es de verdad disfrutar de algo para convertirlo en música acompasada, genial!

Lulu dijo...

Sr. Gustavo...
Hace días leí este post y volví hoy, para hacerle una rayita en el cajoncito del chat...

Y me dí cuenta que nunca llegué a comentarle este post. Me llegó hondamente por varias razoneS:
-no sé nadar. Más aún no sé flotar.
-nunca podría definir mi relación con el agua en grandes cantidades como no sea a partir del miedo.
-La paz que usted siente en el fondo de la piscina es la mismita que siento yo luego de salir de mi meditación... aunque no siempre logro aislarme del sonido externo del bullicioso mundo que me rodea en esta convulsa Caracas.

Qué linda sensación que logra crear.. .aunque a mí, al principio, saberlo en el fondo de la piscina, me dió como angustia porque me gana y me puede más el miedo a ahogarme y a los enormes cuerpos de agua que a la enorme paz de ese seno acuoso que nos cobija a todos: en mis páginas matinales hablo de la mar, creo qu een el día seis... debería leerlo. Le hará gracia :)

Un abrazote gigante por su cumple! :D

Aki®a dijo...

Ahh mi señor Puntila, yo ya te extrañaba un monton. Sabes que yo soy quien soy, Akira y solo yo gobierno en mi mundo, la cintica no es por nada mas sino por un pasado que añoro y luto por una de mis primeras lectoras que ante tanto acoso decidio negarnos sus letras para siempre.

No te sorprendas si pasan los dias y tu coment no aparece, la norma akirata dice que solo hasta el proximo post se publican los comentarios, todos, excepto los coments spam, la publicidad engañosa que te ofrece cinco centimetros mas en tu anatomia ahhh y tambien las que vienen promulgando reinados de belleza (es cierto, no miento).

Como me embarga la emoción te digo que estoy preparando algo ligado a tu nombre pero solo hasta finales de noviembre sabrás de que se trata porque es un tema paulatino.

Un abrazote y el tiempo apremia.

Mara Jiménez dijo...

Me has hecho añorar profundamente mis tiempos de nadado de una época de mi vida cuando mi tiempo era mío... esa sutil placer de adueñarse del mundo de los peces, sólo lo conoce el que se deja acariciar con el provocado vaiven del agua y la pucritud de los azulejos mudos.... ay! ya me voy a buscar una piscina.
Me sonroja tanto honor!!!
Un besote.