sábado, marzo 27, 2010

Don Juan

Dirigida por Aleksandar Popovski
The Theater of the Navigator Cvetko – Macedonia


Quise ir a esta obra para comparar el maravilloso Don Juan de Omar Porras al que fui hace 4 años. Toda comparación es odiosa, pero necesaria. Esta versión un fraude total; con razón medio teatro no estaba vendido.

Nuevamente la barrera del idioma: macedonio. Creo que el público –me incluyo- estamos cansados de pésimas traducción subtituladas ó de obras en idiomas no romances con diálogos muy extensos y pesados. Los organizadores del festival no les han bastado 12 versiones para que se den cuenta de ello.

Pero no quiero por ahora criticar al festival, hay mucha tela que cortar con esta obra. El elenco fatal; creo que la idea popular de Don Juan es el de una persona muy atractiva con toda la capacidad física, intelectual, sentimental para cautivar todo tipo de seres humanos… Pues Nikola Ristanovski creo que es la antípoda de ese Don Juan: físicamente nada atractivo, nada fuerte –casi se hernia al levantar a una de sus pretendientes- se resbalaba en el escenario, chocaba con la escenografía… Me impresiono que detestara su cuerpo, fue muy tímido, no logro estar desnudo en escena, se tapó sus genitales en la única escena donde quería representar sus dotes histriónicas sexuales… Esto creo que demuestra que no es buen actor, no reconocer su cuerpo y ser éste un impedimento para un buen actuar. Creo el director pudo haber conseguido un mejor Don Juan ahí en la Cra. 13 saliendo a una cuadra del Teatro Libre. Sgnarell fiel acompañante y compinche de Don Juan, interpretado por una mujer… No sé si el director quería volvernos misóginos. Bueno y ni se diga de las pretendientes, amantes y enemigas de Don Juan…

El director como que había leído a Artaud la semana pasada, hace un mes fue a alguna adaptación de Beckett ó Brecht y pensó como “qué chévere voy a meter algo de esto en la obra que voy a llevar a Colombia, eso seguro por allá ni lo conocen”. Entonces puso arenita en el escenario –con la que todos los actores se enredaron e hicieron aún más torpe su actuación-, creó una superficie convexa para que los actores se incomodaran de sobremanera, hizo que los actores chillaran y gritaran descontroladamente, utilizó una maleta como barca, como silla, como tumba… Hizo que Don Juan se adentrara en el público, que le hablara a la gente (claro, debió pensar el director que eso era lo último en la moda de lo que es el teatro). Utilizó una calavera humana para referenciar a un personaje y en un momento dado pensé que Don Juan la iba a tomar en su mano e iba a decir la célebre frase! Lástima, no lo hizo, hubiera yo soltado la que carcajada (no dudo que el director lo haya pensado). Y una de las peores cosas, la música! Mezcló a Carmina Burana con Guns N’Roses, Chopin con alguna canción pop tipo Lady Gaga!

A los 20 minutos ya me estaba alistando para salir despavorido, pero más fue el morbo de ver el desastre de esta obra y me quedé hasta el final. 120 minutos de desdicha! Me rascaba la barba, me cogía la cabeza, me reía, mi cabeza autómata se movía señalando un no vergonzoso… Me divertí viendo al público, todos estaban concentrados leyendo los subtítulos y creo que ignoraban la hecatombe en las tablas. Se reían segundos después de alguna farsa cómica de los actores cuando lograban entenderla de los subtítulos atrasados.

Al final los actores fueron los que salieron aplaudiendo… y el público muy parcamente los siguió. Por ahí se pararon a aplaudirlos uno que otro espectador, que seguramente horas antes seguramente se habían orinado con la película ¿Y dónde están los Morgan?

Bueno, logré mi cometido, hacer la odiosa comparación. Me quedo una y mil veces con el Don Juan de Omar Porras, ojalá Popovski pueda verla y refute mis críticas. Y ojalá pueda dar un paso más allá al teatro universitario que está haciendo.

Me quedó la sensación de que todos estos macedonios vinieron de vacaciones a Colombia, montaron una obrita una semana antes y ahora lo están pasando de lo bueno: comida, trago, diversión, hombres, mujeres y dicha a costa del FITB.

Imagen tomada de: http://www.festivaldeteatro.com.co/Details/Don-Juan.html?Itemid=

2 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Creo que aguantaste demasiado, porque lo peor que le pueden hacer a un actor de teatro es que el público empiece a salirse apenas empezando la obra.



saludos.

Akira dijo...

Señor Puntila

Una opiniones muy acertadas, me encanta esa visión objetiva sobre los temas expuestos y quedo muy inquieto por esa falta de cultura a la que estamos sometidos, algo que se ve claramente en frases especificas.
Y entre todo lo bueno que trae el Ibero es que sumercé aparece mucho mas seguido.

Un abrazote!