lunes, mayo 12, 2008

Miguel Ángel Rojas

Quiero compartir algunas fotos de las obras presentadas en la exposición Objetivo-Subjetivo de Miguel Ángel Rojas. Tienen un sentido voyeur exquisito. Fueron tomadas en baños públicos en la Bogotá de mediados del siglo XX; a mi parecer buscaba reivindicar su "diferencia" y mostrarla sin tapujos en una sociedad que aún no era capaz de reconocer cierta diversidad. Posiblemente, en su momento fue controversial, pero ahora es un testimonio gráfico explícito de cómo se abrió a la sociedad dándole un valor adicional a la forma de "vivir su vida".

Me pregunto (y todavía con la idea de mi pasado post "Con mis amigos compañeros laborales" rondando en mi cabeza) , ¿ahora, hoy, cómo podremos mostrar a la sociedad cómo es nuestro normal vivir y romper los miles de estigmas que nos persiguen y hasta a veces nos condenan? Por mi parte, montaré una exposición (!!!).




Miguel Ángel Rojas - Fotografías de la exposición Objetivo-Subjetivo. Sala de Exposiciones Temporales Banco de la República de Colombia, Bogotá 2008.

4 comentarios:

EL JOKER dijo...

Si... pero no.

Repito, mi nivel de Voyeurismo creo que es muy bajo comparado con el tuyo... lo cual no implica que no sea curioso.

En fin... la sensación de que estas chismoseando es evidente en esas imágenes!.

Monchis dijo...

Hola Tavo,

Que buena idea lo de la exposición...Como te dije en el anterior post, la gran mayoría de la gente no ve mas allá de lo evidente, porque no tiene otro tipo de referentes.

Yo no soy artista ni mucho menos, pero de alguna manera nosotros si tenemos un sentido de la estética y lo bello muy particular.

Adelante con tú idea, y seguramente si tu exposición resulta tan buena como tu blog, pues tendremos una artista emergente.

Saludos,

Dark Angel dijo...

wow.... tenaz la del beso verdad? sobre todo por la época...
comienzo labor de desatrazarme en tu blog...
saludos de mi lejana galaxia.

Milo Gasa dijo...

Bien, bien interesante. Algo había escuchado el respecto y satisface las expectativas... particularmente las de este club de voyeurs...

Un abrazo.